Aunque la joven eliminó rápidamente ese video sin editar y lo reemplazó por el que quería divulgar, algunos internautas alcanzaron a guardar y difundir los clips que muestran el maltrato al perro, llamado Sphinx, informó CBS News.

Cientos de personas criticaron el comportamiento de la ‘youtuber’ y le pidieron a la policía, así como a organizaciones animalistas, que le quitaran el perro, indicó el medio.

Tras la viralización de esas imágenes, un vocero de la unidad de crueldad animal de la policía de Los Ángeles le dijo a la cadena de noticias que ya se está investigando lo ocurrido “para determinar si se ha cometido un delito”.

Ante las críticas e insultos que ha recibido, Brooke se defendió a través de un largo mensaje que publicó en Twitter. “Me disculpo con cualquiera que se haya sentido afectado por el video”, escribió la ‘youtuber’, poco antes de manifestar que no jugaría “la carta de víctima” y que “rara vez” estaba tan “molesta” como se vio en la grabación con su perro.

La joven, que tiene casi 330.000 suscriptores en YouTube, añadió que no podía justificar la forma en que le gritó a Sphynk, pero, aún así, dijo que debía corregir el “comportamiento inaceptable” de su perro, que, con un peso de 34 kilos, solía saltar hacia su rostro.

Ella añadió que no maltrataba a los animales y que, de hecho, tiene “un inmenso amor” hacia ellos. Al final, reiteró que no debió gritarle ni comportarse de manera agresiva con su mascota, y señaló que nunca más en su vida respondería de esa manera.

A continuación puedes ver el video del maltrato: