El conductor del vehículo fue el encargado de grabar el operativo en el cual él mismo fue parado por la policía y esta fue la historia que contó.

El hombre, que maneja su carro particular y lo tiene adscrito a un servicio por app’ no autorizado, recogió a un pasajero en una dirección de Cali.

Cuando se aproximaban al retén, el conductor le dijo que mejor se fueran sobre el costado izquierdo para evitar que la policía los detuviera.

Sin embargo, el viajero insistió en que siguieran por ese mismo carril porque había que tomar una variante que les ahorraría camino, pues el usuario estaba de afán, contó el conductor.

El conductor lo alertó de que probablemente los paraban si según por al carril derecho, a lo que el otro respondió que tranquilo, que él respondía y decía que él se comprometía a decirle al policía que eran primos o familia y “que fresco”.

No obstante, cuando los pararon, el pasajero dijo que él había contratado el servicio, lo cual hizo quedar mal al conductor.

El chofer del carro decidió hacer el video para alertar a otros conductores de este tipo de vehículos de que tengan cuidado con el sujeto.

Uno de los comentarios de los usuarios de Facebook al respecto es que probablemente el pasajero era un taxista que se quería desquitar, pues es bien sabido que los conductores de taxi no quieren a los ‘Uber’ porque les quitan los pasajeros y por ello los consideran competencia desleal.

Otro usuario señala que el pasajero está aliado con la policía, a juzgar por uno de los apartes del video, en el que el policía le muestra en el celular la prueba de que el servicio sí fue contratado a través de la aplicación.

Esta es la conjetura del usuario, que tiene algo de sentido: “El pasajero está trabajando con el guarda; es una modalidad que ellos usan, en la mayoría de casos te piden el servicio afuera de una calle peatonal o afuera de un centro comercial para que no sepas exactamente dónde viven y más adelante el guarda te para bien sea en un puesto de control o te atraviesa la moto y te muestra el celular diciendo que tiene pruebas y hay sí, paila”.

En el video se ve al pasajero siempre con la cara pixelada, a lo que otros interesados en identificar al ‘fariseo’ le pidieron al conductor que les deje ver la cara del que el mismo chofer calificó como “mala gente”.

Otra usuaria condenó el hecho diciendo que era un acto de envidia contra una persona que estaba trabajando para sostener a su familia, en lugar de estar “en una esquina robando o haciendo cosas indebidas”.

“Por favor, no seamos tan ingenuos al decir que es una persona mala gente. Claramente es una estrategia camuflada en lo legal, para cazar conductores de ‘app’, creada por la Secretaría de Tránsito; difícilmente una persona del común te va a delatar. Esa Secretaría de Tránsito es una oficina más de cobro, usando la ilegalidad para hacer, según ellos, cosas legales”, alega el usuario Luis Anderson Peñaranda (mensaje editado).

Otro cibernauta señala el presunto acto conjunto entre el policía y el pasajero como un delito: “Eso tiene demanda: se llama inducción al delito, ya que es un funcionario público y está haciendo una trampa”.

Los demás usuarios no bajan al pasajero de “sapo” y hasta llegaron a preguntar la dirección exacta de donde lo recogieron para “llegarle a la casa”.