En la grabación se ve al joven golpeando el dispositivo con un candado hasta romper la pantalla, y luego lo arroja varias veces contra el suelo para asegurarse de que esté completamente dañado.

De acuerdo con el Daily Mail, el alumno fue descubierto revisando su celular en plena clase, lo que representa una falta grave porque está prohibido llevar estos teléfonos a la institución.

“Siempre hemos tenido esta prohibición. Los alumnos firman acuerdos tan pronto como ingresan a la escuela”, comentó un portavoz del colegio a medios locales, información que cita el medio británico.

Al volverse viral el video, varios internautas cuestionaron los métodos de enseñanza de la institución y criticaron al educador por exponer al alumno a ese castigo. 

Ante estas críticas, la escuela se defendió diciendo que ningún educador obligó al joven a destruir su teléfono, y que es un política que los mismos estudiante decidieron imponerse, indicó el mismo medio.

Por ahora, se desconoce si el colegio le repondrá el celular al adolescente o si investigará al empleado por permitir este acto.