A esta condición también se le conoce como enfermedad de Benjamin Button “porque causa el envejecimiento rápido de las células” y, además, hace referencia a ‘El curioso caso de Benjamin Button’, un relato que escribió F. Scott Fitzgerald y que luego se convirtió en película (aunque allí el personaje rejuvenece con el tiempo), informó Daily Mail.

Según el rotativo la displasia mandibuloacral se caracteriza por “una pequeña mandíbula y clavícula, así como por una piel delgada, poco desarrollada y sin mucha grasa“.

Debido a ese trastorno, la menor pesa solo 6,8 kilos (muy por debajo del promedio), hasta ahora empezó a gatear y se comunica a través del lenguaje de señas porque no puede hablar correctamente, indicó el diario británico.

El mismo medio añadió que Isla, cuyos papás bromean llamándola “abuela”, también sufre una afección cardíaca y tiene unas vías respiratorias “tan estrechas que le dificultan la respiración”.

De acuerdo con Daily Mail, el futuro de la pequeña es incierto porque la  displasia mandibuloacral generalmente tiene 2 tipos, pero la de ella no entra a ninguna de esas categorías, así que los médicos no saben muy bien cómo proceder ante ese caso.

Por ahora, los papás de Isla hacen hasta lo imposible para que ella esté bien, concluyó el diario.

Para ver fotos de la menor, haz clic en este enlace.