Esta especie suele estar en China y Vietnam, donde se ve amenazado por cazadores furtivos y una degradación de su hábitat natural.

“Ver un langures en libertad es increíblemente raro, pero ver a una cría es aún más extraño”, afirmó Jane Marshall, una de las responsables del zoológico.

El centro de protección animal calcula que hay unos 3.000 langures en libertad en el mundo.

De acuerdo con Marshall, las hembras, que viven en conjunto, se turnan para cuidar a las crías. Así ayudan a la madre con sus labores y otras aprenden habilidades para convertirse en mamás.

“Es muy interesante ver a las hembras del grupo interactuar y cuidar al bebé. Todos claramente se preocupan mucho por él y se lo pasan el uno al otro durante todo el día”, agregó la trabajadora del zoológico.

“No hay mucha gente que conoce estos animales, que son preciosos, muy activos, increíblemente ágiles e inteligentes”, indicó Marshall.