Aprovechándose de la bondad de la gente, la mujer, de 32 años, recogió más de 10.000 dólares, equivalentes a cerca de 33 millones de pesos, argumentando que tenía un extraño cáncer de coloninformó CBS.

Michael Noone, primer asistente fiscal del condado de Chester, aseguró a esa cadena de noticias que Jessica no solo mintió sobre el cáncer, sino también sobre la muerte de su padre únicamente “para tener otro día libre del trabajo“.

Al investigar las denuncias de varios afectados, las autoridades no encontraron ningún diagnóstico o tratamiento de cáncer de la mujer, indicó el mismo medio y agregó que, incluso, el esposo de Jessica le confirmó a la policía que ella no estaba enferma.

Ahora, la estafadora es acusada de recibir propiedad robada y de robo por engaño; ella permanece en la cárcel mientras se adelanta un juicio en su contra, indicó el Washington Post.