Las autoridades creyeron que posiblemente se trataba de una bomba, así que de inmediato enviaron a un experto en explosivos con una máquina de rayos x, informó el periódico Kurier.

Ese diario alemán añadió que, al llegar, el experto “examinó el sospechoso objeto con gran cuidado” solo para darse cuenta de que se trataba de un juguete sexual que, al parecer, se encendió solo.

El operativo se llevó a cabo justo cuando se presentaba la Orquesta Sinfónica de Viena; sin embargo, como todo se realizó “tan discretamente”, ningún asistente se enteró de lo sucedido, señaló el mismo medio.

Al finalizar la presentación, la policía le entregó la maleta al propietario, le informó lo sucedido y los uniformados le desearon “una buena noche”, concluyó el Kurier.