La mujer, de 29 años, falsificó la firma de un urólogo y contactó a una organización benéfica que les ayuda a enfermos terminales a cumplir su sueño de casarse, informó Daily Mail.

Gracias a las donaciones que esa organización recibió, Carla solo pagó 500 libras esterlinas (casi 2 millones de pesos) por su boda de ensueño, que costó 15.000 libras esterlinas (alrededor de 60 millones de pesos), indicó el diario británico.

Esa organización se dio cuenta de la estafa después de llamar al hospital donde la mujer supuestamente estaba recibiendo tratamiento. El personal la denunció con la policía, y ella fue detenida, agregó el medio.

Carla, que admitió el delito de fraude, ahora podría ir a la cárcel, señaló el mismo rotativo.

Vale la pena mencionar que no es la primera vez que se presenta un caso como este. En abril de 2018, por ejemplo, otra mujer fingió que tenía cáncer para recibir donaciones e irse de rumba. Ella se gastó unos 89 millones de pesos en fiestas.