La joven, de 20 años, aseguró a Daily Mail que esa protuberancia creció, “se llenó de pus maloliente” y la dejó con “un dolor insoportable”.

De acuerdo con el diario inglés, los médicos le dijeron que debían hacerle una cirugía para retirar lo que fue diagnosticado como un granuloma o, de lo contrario, en el futuro, tendrían que amputarle el dedo.

“Ves estas cosas y nunca crees que te pasarán. Jamás volveré a hacerme las uñas, no vale la pena“, manifestó Brittany al rotativo británico luego de la operación en la que le retiraron, de manera exitosa, la extraña masa del dedo.

Sobre cómo contrajo esa infección, la afectada indicó al mismo medio que, según los doctores, las herramientas que usaron en el salón de belleza podrían haber estado sucias.

“Solo quiero que otras chicas se aseguren de ver a los técnicos esterilizando sus equipos. Asegúrense de ir a algún lugar en el que confíen”, les recomendó la joven a las mujeres que suelen hacerse el ‘manicure’ en peluquerías.

Mientras se recupera de la cirugía, Brittany debe pedir ayuda para cambiarle el pañal a su bebé, que nació hace poco, concluyó Daily Mail.