El detenido, un joven de 23 años, confesó que vio la luz  prendida en un local en un centro comercial, ubicado cerca de la frontera de Rusia con China, y tras lanzar una piedra a una ventana y ver que nadie se acercaba, decidió entrar a una tienda en el segundo piso rompiendo por completo el vidrio, según publica la policía de la región.

El delincuente aprovechó ese momento para robar 3 computadores portátiles y 800.000 rublos (casi 40 millones de pesos) de una caja fuerte, señalan las autoridades.

Luego de que los dueños del negocio alertaran a la policía, el joven fue capturado, pero en el momento de su detención solo tenía 57.000 rublos, es decir $ 2’800.000.

Cuando le preguntaron dónde había escondido el resto del dinero, el ladrón aseguró a los oficiales que lo repartió entre personas que pedían en la calle y que dejó otra parte en varias cajas de donaciones, detalla el departamento de policía para la región Zabaikaslky.

El joven, el cual no tenía antecedentes penales, sigue en arresto mientras inician una causa penal en su contra.