A pesar de que los jugadores hacen mucho contacto con la bola de fuego y están descalzos, ninguno de ellos se quema o sale lastimado, indicó el medio Top End Sports.

El balón está hecho de fruta de coco seca y empapada en queroseno para que encienda con facilidad, informó el portal.

Antes del encuentro, los jóvenes se sumergen en sal y especias no inflamables, y luego dicen una oración.

De acuerdo con el medio deportivo, el juego se conoce localmente como Sepak Bola Api (fútbol de fuego), y está relacionado con Pencak Silat, una forma de arte marcial tradicional de Indonesia.

Este tipo de partidos generalmente se juega durante celebraciones islámicas, como Muharram, Eid al-Adha y Eid al-Fitr, afirmó el mismo medio.