La joven tiró las cartas al piso (donde había una alfombra) al ver que estas no ardían “como ella pensó que lo harían” y luego se fue a tomar una siesta en su habitación, informó el New York Post.

La estadounidense se despertó poco después cuando el detector de humo de su vivienda empezó a sonar. Eso ocurrió hacia las 4:30 de la tarde de este lunes, indicó el mismo periódico.

The Smoking Gun, portal que publica temas relacionados con casos policiales, señaló que Ariauna salió ilesa del apartamento y que, por fortuna, ningún otro inmueble se vio afectado por el incendio.

El medio agregó que la joven causó daños por 4.000 dólares (aproximadamente 13,5 millones de pesos). El próximo 14 de octubre, ella deberá presentarse ante una tribunal para responder por lo ocurrido.