De acuerdo con la publicación, el delincuente, que tenía un cuchillo, entró gritando al establecimiento y amenazó a la trabajadora de la máquina registradora para que le entregara el dinero. 

En ese momento, la menor estaba con su padre en el local y su reacción fue arrojarle una tajada de pan al ladrón, indicó las autoridades.

En seguida, su padre apoyó el acto de su hija y empezó a tirarle botellas de bebidas energizantes al criminal. 

El hombre se intimida por el inesperado ataque y huye corriendo del lugar. En el incidente, ninguna persona resultó herida.  

“No puedo alabar lo suficiente la valentía del padre y la hija que intervinieron en este intento de robo”, afirmó el detective Noel Simmonds en la página de la policía. 

Por ahora, las autoridades desconocen la identidad del sujeto y lo buscan en toda la ciudad.