Debido a esa extraña condición, la joven, de 21 años, es alérgica a sus lágrimas, su saliva y su sudor, y solo puede ducharse 2 veces al mesinformó Daily Mirror.

“Incluso, tomar agua puede causar cortes en mi lengua”, manifestó la estadounidense, según el diario británico.

El mismo medio señaló que si bien Tessa fue diagnosticada a los 10 años, ella comenzó a presentar síntomas de urticaria acuagénica desde los 8: siempre, después de bañarse, le salían ampollas en la piel; sin embargo, sus padres creían que todo era consecuencia de los jabones que usaban.

Actualmente, de acuerdo con Daily Mail, la joven toma 9 tabletas de antihistamínicos al día para tratar de controlar los síntomas de su condición; aún así, esto no es suficiente y debe ser muy cuidadosa.

“Soy muy propensa al agotamiento por calor y debo evitar la actividad física. De hecho, me deben trasladar dentro del campus de la universidad porque, de lo contrario, me presentaría a clase con fiebre, migraña y erupciones en la piel“, manifestó Tessa, según el rotativo.

A pesar de lo complicada que muchas veces puede resultar la vida de esta joven, ella aseguró que no se dejará vencer por eso, concluyó el medio.