A través de Facebook, el hombre contó que una fuerte corriente de aire hizo que el teléfono se le resbalara de las manos, por lo que el dispositivo cayó al vacío, a unos 60 metros de altura.

Al aterrizar, el hombre le pidió a un agricultor que revisara el área donde probablemente había caído el celular; sin embargo, él no encontró nada. De acuerdo con el relato de Haukur, esto ocurrió en agosto de 2018.

El islandés agregó que recientemente, más de un año después de lo sucedido, unos turistas que visitaban la zona encontraron su iPhone. Para su sorpresa, el celular aún funcionaba y, de hecho, registró la caída que tuvo a mediados del año pasado.

A continuación puedes ver una foto de Haukur con el dispositivo y las imágenes que captó el iPhone de la caída: