“Tan pronto como coloqué la manguera en el cubo y me incliné para recoger la pistola de lavado, todo mi cuerpo se puso rígido”, narró Song a medios locales, declaración que cita el Daily Mail. 

Agregó que sintió la electricidad corriendo por todo el cuerpo y que no pudo mover el brazo izquierdo.  

“Intenté abrir mis dedos, pero no se movieron”, comentó Song, que tiene un taller de lavado en la ciudad de Nanning. 

En la grabación se ve cómo el hombre se arroja al suelo y lucha por desconectar el dispositivo del interruptor. Luego de algunos segundos, lo logra y salva su vida. 

De acuerdo con el medio inglés, Song sufrió quemaduras en las manos y la espalda, pero no de gravedad. 

Song aseguró que se contactó con el proveedor de la lavadora a presión y que fue compensado por el incidente.