Martín quiso imitar a la joven que toma una tarro de helado, lo lame y lo devuelven al refrigerador en un local de una reconocida cadena de supermercados estadounidense. 

Pero en esta oportunidad, Martin introduce el dedo en el producto, mientras se ríe con la persona que está registrando el momento. 

Al volverse popular el video, el sujeto regresó al almacén y mostró un recibo para demostrar que había comprado el helado, pero los gerentes llamaron a la policía para que lo capturaran, informó el medio WAFB 9 News. 

De acuerdo con el mismo medio, Martin fue acusado por publicación ilegal de actividades delictivas por notoriedad y publicidad, además de manipulación de bienes.

Por ahora, el hombre permanecerá en la cárcel, mientras se establece el monto de la fianza. 

“No recomendamos que nadie copie este acto atroz”, indicó un portavoz de la Oficina del Sheriff al mismo medio. 

“Es ilegal. Es un riesgo para la salud de los demás. Perseguiremos a cualquiera que veamos hacer esto”, agregó al portal estadounidense. 

El acto de la joven lamiendo el helado ha incitado a que algunas personas la imiten y se graben, como es el caso de una mujer que prueba un enjuague vocal en una tienda, lo escupe en el envase y lo devuelve al mostrador.