Al regresar a su casa, se percató de que tenía el ojo inflamado e irritado, por lo que decidió ir de urgencia a donde el optómetra, informó el medio WYMT News.

En la consulta, el especialista le revisó el ojo y le contó a Prater que tenía una garrapata, posiblemente de venado. 

“Fue entonces cuando me asusté un poco. Me incliné, lo miré (al doctor) y le pregunté si estaba bromeando”, comentó Prater al medio estadounidense. 

Según el mismo medio, el doctor anestesió el ojo de Prater y extrajo el insecto, que estaba en el globo ocular.  

“Una vez que la agarró y la quitó, la garrapata hizo un sonido como un pequeño estallido”, indicó Prater. 

Finalmente, el doctor le recetó al hombre antibióticos y gotas de esteroides para reducir la inflación.