Luego de varios segundos, el niño no aguanta su peso y cae al vacío, pero afortunadamente los residentes del edificio estiraron una manta en el suelo y amortiguaron la caída. 

El pequeño no resultó herido en el incidente, informó el Daily Mail, que cita a medios locales. 

De acuerdo con el medio inglés, el niño se quedó solo en casa y se despertó de una siesta para buscar a su abuela, quien salió al supermercado. 

En su soledad, el infante se acercó al balcón, se tropezó y se cayó por la barandilla del vidrio, agregó el mismo medio.  

Finalmente, el menor fue entregado a sus padres, quienes les agradecieron a los vecinos por su heroico acto.