El hombre, que estaba desnudo en ese momento, empezó a caminar mientras atendía una llamada de negocios, informó CBS y añadió que justo en ese momento una persona llamó a la policía para denunciar que había un sujeto sin ropa que supuestamente se comportaba “de manera inapropiada”.

Minutos después, dos oficiales llegaron a la habitación de Andrew y, sin mediar palabra, lo arrestaron por “exposición indecente”, de ahí que el piloto tuviera que pasar varios días en la cárcel, señaló la cadena de noticias.

El medio agregó que el hombre también fue suspendido por 6 meses de su trabajo y que su familia tuvo que soportar burlas por lo sucedido.

“Tengo tres muchachos que sirven en la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Han tenido que escuchar chistes de sus superiores sobre su padre haciendo cosas frente a las ventanas. Mi esposa ha sido una azafata durante 30 años en United Airlines, y tiene que ir a trabajar y escuchar esos mismos comentarios”, manifestó Andrew a CBS.

El piloto demandó a la ciudad de Denver argumentando que él no se había comportado de manera indecente: según él, luego de alojarse en más de 2.000 hoteles durante sus 26 años de carrera, creyó que las ventanas de ese hotel en Denver tenían vidrios polarizados, indicó la cadena.

En su defensa, Andrew también aseguró que los oficiales que lo detuvieron ni siquiera tenían una orden para entrar a su habitación, lo que claramente violó su privacidad, reportó el mismo medio.

Después de más de un año de registrarse su arresto, la justicia decidió darle una indemnización al piloto por 300.000 dólares, equivalentes a un poco más de 1.000 millones de pesos, concluyó CBS.