De acuerdo con Amarin TV, el dueño del animal tardó más de 7 días en construir la figura, que cuesta 4.500 baht (496.000 pesos) y que un cliente le pidió por encargo para antes de Año Nuevo.

El hombre, identificado por ese medio tailandés como Khun Phummai Phornthong, es el dueño de la juguetería y, a través de Facebook, compartió fotos del desastre que su gato hizo. Llama la atención que en una de las imágenes parece como si el felino estuviera diciendo que él no era el responsable.

En entrevista con Amarin TV, Khun Phummai contó que su gato se llama Sing y tiene apenas de 3 meses de nacido. Añadió que si bien al principio se enojó con su mascota por lo que hizo, luego se calmó al entender que su gato aún está muy joven.

Al final, manifestó que solo le queda enseñarle a Sing lo que está bien y lo que no.

Estas son las fotos que Khun compartió: