De acuerdo con The Edge, esa aerolínea estipula que toda la tripulación de cabina debe estar dentro del rango “saludable” del Índice de Masa Corporal (IMC), un método que estima la cantidad de grasa que tiene una persona, y que toma en cuenta la altura de cada individuo.

El medio informó que la aerolínea acepta un máximo de 61 kilos para aquellas auxiliares de vuelo que miden 1,60 metros. El portal añadió que Hassim tenía esa altura, pero el hecho de que pesara 700 gramos más del límite fue considerado por la compañía como un incumplimiento de sus políticas.

La azafata, que trabajó durante 25 años con Malaysia Airlines, presentó una queja contra la empresa, argumentando que había sido despedida injustamente; sin embargo, un tribunal le dio la razón a la compañía, señaló The Edge.

El medio explicó que el tribunal dio ese fallo teniendo en cuenta que Hassim sabía las normas de la aerolínea y nunca se opuso a ellas; además, la compañía le dio un plazo de un año y 6 meses a la azafata para que bajara de peso; sin embargo, ella nunca lo hizo.

Finalmente, el juez del caso manifestó que no fue una medida discriminatoria hacia Hassim, pues el reglamento se aplica por igual a todos los miembros de la tripulación, concluyó el portal.