En entrevista con la agencia Pear Video, recogida por Shanghaiist, esta llorona contó que gana al menos 300 yuanes (casi 150.000 pesos colombianos) por llorar unos 30 minutos en el funeral de un desconocido.

La mujer agregó a ese mismo medio que en un buen año podría ganar hasta 100.000 yuanes (más de 99 millones de pesos), lo que equivale a unos 8’200.000 pesos al mes.

La plañidera también aseguró a la agencia que ha trabajado profesionalmente de esa manera durante los últimos 20 años y que de esta manera no solo ha pagado su casa, sino también la universidad de su hijo mayor.

Shanghaiist recordó que ser plañidera es “una antigua tradición en China” y la denominación de esa palabra viene del verbo plañir, que, según la Real Academia Española (RAE), significa “gemir y llorar, sollozando o clamando”.

De acuerdo con el Redfuneraria.com, este oficio “tiene sus orígenes en el antiguo Egipto” y nació porque se creía que los llantos que emitían las personas en los funerales “limpiaban el alma del difunto de pecados, facilitando, así, su alcance rápido a la gloria eterna”.