En medio de una marcha en Los Ángeles que rechazaba el racismo y el homicidio de George Floyd, una persona la grabó posando para las fotos mientras sostenía un cartel que decía “Black Lives Matter” (las vidas de los negros importan).

Tan pronto como el video se viralizó, los internautas empezaron a criticarla al considerar que solo había asistido a la marcha para posar, estar a la moda con lo que pasaba y aparentar que se había unido a un movimiento que busca defender los derechos de los más vulnerables.

Así como a muchos otros ‘influenciadores’, las personas le comentaron que las marchas no eran un festival, como Coachella, para que fuera con su mejor pinta para tomarse fotos.

A raíz de las críticas, la modelo publicó un mensaje en Instagram con el que quiso defenderse y explicar la situación.

Allí, aseguró que tenía “el mayor respeto” hacia el movimiento ‘Black Lives Matter’ y que sentía “la mayor empatía por el asesinato innecesario de George Floyd”; sin embargo, para ella, lo único en lo que se equivocó fue en no elegir “la mejor avenida” para hacer su sesión fotográfica y “difundir el mensaje” contra el racismo.

Según su testimonio, lo único que quería al tomarse esas fotos era “mostrarle al mundo la protesta pacífica que se estaba llevando a cabo en Los Ángeles”

Esas palabras hicieron enojar aún más a los internautas, sobre todo porque las puso después de compartir una de las fotos que se tomó en la protesta. Para muchos, esto fue la ‘gota que rebosó el vaso’.

A continuación puede ver dicha instantánea y sus declaraciones: