Aunque es remoto que, repentinamente, alguien termine insertando el código que descubrió Jonas Lykkegaard, investigador de seguridad de Windows, es mejor que quede claro que quienes tengan un Windows 10 no ingresen nunca a esta ruta de archivo:

\\ . \ globalroot \ device \ condrv \ kernelconnect 

Hacerlo pondría en serios aprietos al usuario del Windows 10.

Según el portal Gizmodo, ingresar a tal dirección en los archivos raíz bloquearía instantáneamente el equipo y terminaría en la temida pantalla azul de la muerte (BSOD).

Tom’s Guide indica que, una vez allí, el computador puede quedar inservible, motivo por el cual definitivamente no es recomendable.

Gizmodo explica que el kernel (o núcleo de Windows) es fundamental para el funcionamiento del sistema operativo pues permite procesos cotidianos como la ejecución de controladores y el inicio y finalización de controles.