Según el Wall Street Journal, la compañía ha congelado el proyecto, disolvió el equipo que estaba al tanto de su desarrollo y, además, el trabajo realizado fue eliminado del código fuente de la aplicación.

Ahora, la finalidad se centrará en crear más funciones con el objetivo de ganar dinero. Esto le permitirá a las empresas comunicarse con los clientes en la línea de WhatsApp Business, explicó el Journal.

Sin embargo, Facebook se empeña en esta idea de monetizar con anuncios y en última instancia optaría por integrar anuncios en la función de estado de WhatsApp, pero por ahora la aplicación seguirá sin publicidad, informó el mismo medio.

Este tema ha ocasionado varias noticias alrededor del gigante de las redes. Expulsó al cofundador de WA, Jan Koum, en 2018 y seis meses antes había producido la salida de su compañero Brian Acton, debido a enfrentamientos similares relacionados con privacidad y publicidad dirigida, dijo The Verge.

Todo esto ha llevado a Facebook a enfocarse en mejorar las características de WhatsApp. Según informes, citados por el medio estadounidense, a Koum y Acton les preocupaba que una función de mensajería comercial forzaría a la ‘app’ a debilitar su cifrado de extremo a extremo.

Fue por eso, dice TV, que decidieron abandonar el proyecto en su momento.