La compañía adelantó en julio que la nueva funcionalidad comenzaba a ser probada y, de acuerdo con Gizmodo, finalmente ha sido implementada este mes, después de míltiples pruebas.

Tinder explicó en su momento que las llamadas solo podrán entablarse entre dos personas que hubieran hecho ‘match’ y que también acepten entrar en la llamada, pues la opción deberá activarse manualmente.

Esto es con el fin de “evitar una posible avalancha de videochats —o de genitales— indeseados“, comenta Gizmodo.

Además, los creadores de la aplicación insisten en que se enfocaron especialmente en la seguridad de lo que se transmite, por lo que también habrá una opción para que se califique la experiencia una vez termine la llamada.

Tinder se adapta a la nueva realidad

La nueva función busca adaptar a Tinder a la nueva realidad con la pandemia de COVID-19, ante la imposibilidad de que millones de personas puedan encontrarse físicamente.

Y es que el coronavirus puso en problemas a las aplicaciones de encuentros como esta por la imposibilidad de acercar a las personas, como sucedía en condiciones normales, lo que fue su espíritu y principal atractivo.

La necesidad de conservar la distancia impidió que las aplicaciones que se limitaban a ser intermediarias para conseguir citas siguieran siendo tan populares como antes, pues el contacto se limitaba a un chat que ahora difícilmente puede terminar en un encuentro real.

A raíz de esto, los usuarios optaban por encontrar una persona en esa plataforma y generalmente terminaban continuando su diálogo en otras aplicaciones que les permitían hacer videollamadas, por lo que Tinder parece apuntar a esa nueva realidad para no perder usuarios y seguir siendo uno de los vehículos favoritos para conseguir amistades, relaciones sentimentales o solo sexo casual.