Así lo informó Korean Herald, que explicó que las cámaras espías eran lentes de 1 mm, y se encontraban en televisores, tomas de corriente, soportes de secador de cabello y otros implementos que había dentro de las habitaciones.

De acuerdo con este mismo medio, las cámaras fueron instaladas en 42 habitaciones de 30 moteles, y en 10 ciudades de todo el país.

Ante la falta que cometieron los delincuentes que dañaron “gravemente la dignidad humana”, según la policía, las filmaciones se transmitieron desde el 24 de noviembre del año pasado hasta este 2 de marzo.

Además, se informó que al menos 97 personas compraron más de 800 de estos videos, lo cual les generó a los que manejaban el sitio web ingresos de aproximadamente 6.200 dólares, agrega Mashable.

Si los acusados son culpables, este portal señala que podrían ser condenados a al menos 5 años de prisión.