En asocio con investigadores de la Universidad de Stanford, Samsung habría conseguido llegar a tal avance cuando buscaba crear paneles solares ultradelgados, indicó Xataka.

Los expertos se percataron de que la luz “puede ‘fluir’ de una forma similar al agua alrededor de los objetos” a una escala nanométrica, algo que podría emplearse en la fabricación de pantallas de altísima definición, cuenta ese sitio web.

Para poder dimensionar la nitidez de esta pantalla hay que tener en cuenta que los teléfonos móviles actuales apenas rondan los 500 pixeles por pulgada y en el mejor de los casos no han llegado a los 1.000, aunque esta ya es una resolución suficientemente grande como para apreciarla a ojo limpio.

Xataka explica que la tecnología OLED utiliza subpíxeles rojos, azules y verdes (RGB) para crear distintos colores según el tamaño y la ubicación de cada uno, pero la nueva tecnología desarrollada “lo que hace es reducir el tamaño de los subpíxeles haciendo que todos tengan la misma altura” y “contiene un relieve a nanoescala que hace que la luz se comporte del modo deseado transformándola en los tres colores primarios”.

Como resultado se puede reducir considerablemente el espacio utilizado y así añadir más densidad a los paneles OLED“, por lo que las pruebas permitieron adelantar que “una densidad de píxeles mucho mayor permitía llegar hasta los 10.000 ppp”, concluye ese medio.

La una ‘realidad virtual realista’, con la nueva tecnología

Engadget destaca que la principal aplicación de esta nueva tecnología tendría su mejor aprovechamiento en la realidad virtual, haciendo que se puedan hacer dispositivos sin ese efecto borroso que se capta cuando el ojo se acerca demasiado a una pantalla.

Esto sería ideal para VR y AR (realidad virtual y realidad aumentada), creando una imagen virtualmente ‘impecable’“, comenta ese medio, aunque reconoce que ahora hará falta adaptar el software para poder usarlo adecuadamente con este revolucionario adelanto de hardware.