WhatsApp Gold es una herramienta que les promete a los usuarios mayores funciones que las que ofrece la aplicación normal. Por ejemplo, permitir el bloqueo de todos los chats privados y protegerlos con contraseña.

Además, esta plataforma promete la realización de videollamadas, envío de hasta 100 imágenes al tiempo en los chats (la original solo permite 30), borrar mensajes después de enviarlos, temas, a prueba de baneos, íconos personalizables en HD y más ‘emojis’, describe Marca.

Sin embargo, esta herramienta no es segura, no se encuentra en las tiendas de aplicaciones (App Store y PlayStore), por lo que podría poner en riesgo a los usuarios.

También hay que decir que WhatsApp Gold no es nueva y desde hace varios años les promete muchas bondades a los usuarios con un nivel alto de inseguridad. De acuerdo con Xataka Android, hace un tiempo esta ‘app’ se vendía como la versión “premium” de WhatsApp que solo usan los famosos, esto a modo de trampa.

“Hey por fin la versión secreta de WhatsApp gold se ha filtrado. Esta versión solo la usan los super famosos. Ahora la podemos usar nosotros también”, decía un mensaje que circuló por WhatsApp para seducir a los usuarios.

Por lo anterior, queda descartado que WhatsApp Gold sea una herramienta oficial y solo se trata de una fantasía.

“WhatsApp Gold es más bien una ilusión, una estafa recurrente de la cual no nos podemos librar”, afirma ese portal especializado.

WhatsApp podría eliminar cuentas

Gold no es la única amenaza y existen otras que podrían poner en peligro a los usuarios. Es por esto que WhatsApp ha decidido tomar medidas y suspenderá las cuentas que infrinjan sus políticas al usar aplicaciones no avaladas por la compañía, como por ejemplo, WhatsApp Plus o GB WhatsApp, explicó la empresa en su página Web.

Para evitarse ese inconveniente, no haga uso de WhatsApp Plus, GB WhatsApp o aquellas que afirmen ser capaces de transferir sus conversaciones de un teléfono a otro, pues violan las condiciones de servicio de la compañía y además pueden comprometer su privacidad por ser aplicaciones de terceros, lo cual imposibilita validar sus prácticas de seguridad.