El virus les permite a los actores maliciosos acceder a los computadores, infectar su memoria interna y secuestrarlos para manejarlos a su antojo. Es decir que cuando obtienen el control, poseen los mismos derechos del usuario sobre el equipo, según Microsoft.

El método que usan los criminales consiste en ejecutar un código arbitrario en el dispositivo para corromper la memoria y adueñarse de todo el control. Si el atacante aprovecha la vulnerabilidad con éxito podrá instalar programas, cambiar datos o eliminarlos y crear cuentas como si fueran del usuario, mencionó la compañía tecnológica.

Además, podrán actuar silenciosamente y aprovechar el virus para influenciar a los usuarios a que entren a un sitio web por medio de correos electrónicos o anuncios publicitarios que parecen inofensivos, afirmó la multinacional.

Los usuarios que se pueden ver afectados son los que tienen instaladas las versiones 9, 10 y 11. Para corregir esta vulnerabilidad deben actualizar el sistema de seguridad del navegador de manera manual, de acuerdo con CNN.

Sin embargo, deben tener cuidado al actualizar el equipo, ya que en algunos casos este proceso hace más lento el computador. A pesar de esto, los expertos dicen que es mejor tener una pantalla lenta a un equipo ‘hackeado’, informó el mismo medio.