En una entrevista con The New York Times, la esposa del fallecido ícono de la tecnología dijo que cree que una acumulación masiva de riqueza es “peligrosa para una sociedad” y puso de ejemplo a las familias de los siglos XIX y XX como los Rockefeller, Carnegies, Mellons y Fords.

Además, expresó que “No me interesan los edificios patrimoniales heredados, y mis hijos lo saben”, dijo en la entrevista. “Steve no estaba interesado en eso”, agregó.

Cuando su esposo murió en 2011, Laurene Powell heredó las acciones de Apple y Disney que tienen un valor de US$ 24 mil millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

Con respecto al rumbo de la fortuna, Powell Jobs lanzó la Fundación Emerson Collective en 2016 con un regalo de US$ 1,2 mil millones, principalmente en acciones de Disney, según información de Forbes. También trabaja en causas como el control de armas y ha dado millones a campañas políticas, informó Business Insider.

En 2004, fundó Emerson Collective, que se centra en la educación, la inmigración y el medio ambiente, entre otras causas. La organización tiene una participación de control en The Atlantic, y Powell Jobs también ha invertido desde en equipos deportivos (tiene una participación en Washington Wizards de la NBA y Washington Capitals de la NHL) hasta un estudio de cine documental, Concordia Studio, añadió el mismo medio.