La demanda al gigante tecnológico se hizo por 2.600 millones de dólares, indicando que alguien hackeó su teléfono y rastreó su dirección por medio de FaceTime, informó TMZ. 

La demanda indica que el hermano del jefe del cartel de Medellín compró un iPhone X en abril de 2018 y un año después recibió una carta de alguien que se llama Diego y que puso en peligro su vida. Además, en la misiva argumentó que encontró la dirección de Roberto a través de FaceTime.

Escobar también indicó que tuvo que mudarse de residencia y perdió mucho dinero reforzando su esquema de seguridad, sumando a esto el grave impacto emocional que, según él, sufrió luego de recibir la carta, agregó el mismo medio.

La demanda agregó que Roberto realizó su propia investigación después de recibir la carta amenazante y descubrió que su iPhone X había sido hackeado debido a una vulnerabilidad la aplicación FaceTime.

Sin embargo, miembros de Apple aseguraron que esta versión de iPhone es una de las más seguras que tiene la marca, agregó TMZ.