Desde ahora, todas las campañas políticas que se hagan en la plataforma podrán ser segmentadas por edad, género y ubicación de los usuarios; sin embargo, no se podrán dirigir en torno a sus intereses e historial de búsquedas de navegación, mencionó el buscador.

“Dada la reciente preocupación y los debates sobre los anuncios políticos, y la importancia de que haya confianza en el proceso democrático, queremos mejorar la confianza de los votantes en los anuncios que puedan ver en nuestras plataformas, dijo la empresa en el  comunicado”

Además, la compañía aseguró que estaban prohibidas todas las fotos y videos que habían sido manipulados de una manera tan sofisticada que parecían reales. También se inhabilitaron los anuncios que hagan afirmaciones falsas y dañen la confianza de las personas.

Los anunciantes pueden seguir haciendo política de contexto; por ejemplo, hacer publicidad dirigida a personas que buscan una historia sobre economía. Este tipo de anuncios no se prohibieron porque son publicados en medios, como la televisión,  la radio y los periódicos sin ningún inconveniente, de acuerdo con El País. 

La decisión de Google añadió más presión a Facebook por los comentarios de su creador, Mark Zuckerberg, que aseguró que no iba a controlar el contenido de los anuncios políticos, sin importar si estos incumplían con sus normas cívicas, informó el portal.