De acuerdo con The Verge, las contraseñas deben ser protegidas por un proceso de cifrado. Sin embargo, la aplicación no hizo esto y almacenó millones de estas “en texto y sin formato”.

Los datos hacen parte de una investigación que concluye que hay entre 200 y 600 millones de usuarios que pueden estar en riesgo, ya que miles de empleados de Facebook pueden dar con ellas fácilmente, señala KrebSecurity.

Esa misma firma de seguridad mencionada hizo una entrevista al ingeniero de software de Facebook, Scott Renfro, que dijo sobre el tema: “Hasta ahora no hemos encontrado ningún caso en nuestras investigaciones donde alguien buscaba intencionalmente contraseñas, ni hemos encontrado signos de mal uso de estos datos”.

Frente a la polémica que se desató en las últimas horas, la compañía de Mark Zuckerberg confirmó la noticia en su blog a través de una publicación titulada: ‘Mantener las contraseñas seguras’.

Allí, se menciona que la red social estaba al tanto de esta falla desde enero. Además, explica que aparentemente ya se solucionó este problema, y que como medida de precaución, se les hará una notificación a todos los usuarios que estuvieron implicados.