La medida fue anunciada por los Centros para la Enfermedad, el Control y la Prevención (CDC) de Estados Unidos, por medio de una transmisión en Facebook el pasado lunes, según informó Motherboard.

La pandemia ha ocasionado que los centros de control propongan esta opción para al menos las próximas 8 semanas en ese país. Esto se extiende a “grandes funerales”, dijo David Berendes, epidemiólogo de los CDC, agregó el mismo medio. 

La Asociación Nacional de Directores de Funerarias de Estados Unidos informó que, si bien “actualmente no se conoce ningún riesgo asociado con estar en la misma habitación en un funeral con el cuerpo de alguien que murió de COVID-19”, los individuos deberían considerar no tener ningún contacto físico con los difuntos, informó Gizmodo.

Además, Berendes recomendó las alternativas digitales al dilema de las funerarias: “Si es posible transmitir en vivo y limitar los eventos a la familia inmediata, lo alentamos”. En especial para aquellos que visitan estos espacios, el epidemiólogo recomienda tener un desinfectante de manos listo, añadió Motherboard.