Así lo informó en un comunicado Adalid Corp, el laboratorio forense  informático privado más grande de Latinoamérica, que señaló que en el estudio hecho en Bogotá se hallaron 9 antenas “parámetros sospechosos, 7 con inconsistencias en avances de tiempo y 6 con valores atípicos de parámetros en torre”, es decir, torres falsas de telefonía.

Lo que hacen esas antenas irregulares, explicó en el documento el director del laboratorio —Axel Díaz— es engañar a los ciudadanos para que ellos se conecten, y así poder intervenir los teléfonos.  

“De este modo, pueden recolectar información sobre los usuarios sin su autorización”, indicó Díaz.

El laboratorio informático indicó que esos sistemas se conocen como IMSI catchers y, citando al The Washington Post, explica que tienen la capacidad de escuchar las llamadas, ver páginas de internet e identificar la tarjeta SIM del celular que se conecta.

Para evitar ser víctimas de los ciberdelitos se recomienda no conectarse a redes de Wifi abiertas; además tener un sistema operativo 100 % seguro, al igual que un celular difícil de hackear.