Radolph recordó en una entrevista para The Guaridan que en los inicios de Netflix intentó vender la idea a Blockbuster para que se quedara con ella. Sin embargo, lo único que recibió fue burlas e incredulidad por parte de la compañía.

“Usted vuela a Blockbuster, intenta vender el negocio y se ríen de usted”, dijo Marc Radolph en la entrevista.

El creador de la plataforma afirmó que cuando intentó venderles a los dueños el negocio por 50 millones de dólares, hicieron caras de burla y desde ahí la reunión perdió la seriedad y el propósito que tenía. Por lo tanto, la única opción que le quedaba a Netflix para crecer era derrotar a Blockbuster y así lo hizo.

Por otro lado, Randolph mencionó que le dolió profundamente que tantas personas perdieran sus negocios y trabajos, pero aseguró que la quiebra de la empresa de alquiler de películas se dio por no creer en el cambio.

“Blockbuster se rió de nosotros y ahora solo queda uno”, dijo el empresario.

El último Blockbuster está ubicado en Oregon, Estados unidos y se ha mantenido porque las personas lo ven como una tienda de conmemoración a la que van a recordar los momentos que vivieron hace unos años, según FayerWayer.