El jet Northrop T-38 Talon tiene un modo de vuelo supersónico hasta Mach 1.6, se eleva por encima de los 40.000 pies y expone a los individuos a siete veces la fuerza de la gravedad, indicó la Nasa en una publicación de Instagram.

La elevación es de unos 10.000 pies más alta que la de los aviones normales de pasajeros, y las más de siete G hace que sea difícil levantar las manos e, incluso, respirar, apuntó la organización en su sitio web.

De acuerdo con la información brindada en la red social, 5 de los 11 astronautas de la clase 2020 iniciaron siendo pilotos; aunque no es lo mismo volar el T-38 que una nave espacial, el avión les ayuda a “pensar rápidamente en situaciones cambiantes y seguir cuidadosamente los procedimientos”, lo que es útil para los vuelos y caminatas espaciales.

View this post on Instagram

Did you know @NASAAstronauts learn to fly a jet before they fly a spacecraft?

From a T-38 jet, astronaut @JonnyKimUSA took this photo during a training flight with test pilot and fellow astronaut Raja Chari. He wrote, "test pilots like Raja and many others at NASA have helped lead our organization beyond human boundaries into space.”

Five of eleven astronauts from our 2020 class began their careers as pilots, but all our astronauts learn to fly the T-38 during their training. These flights help them prepare for the rigors of going to space – the jet can fly supersonic up to Mach 1.6, soar above 40,000 feet, and wrench pilots through more than seven Gs, or seven times the force of gravity. And while the controls of the T-38 aren't the same as a spacecraft, astronauts say the need to think quickly in changing situations and carefully follow procedures is critical preparation for spaceflight and spacewalks.

Credit: NASA/Jonny Kim

#NationalAviationDay #aviation #t38 #pilot #astronauts #nasa

A post shared by NASA (@nasa) on

El jet de dos asientos es también utilizado en las prácticas de la Fuerza Aérea y la Armada de Estados Unidos, así como en la Luftwaffe alemana, afirmó FayerWayer.

Según la agencia, cualquier sujeto que no vuele un T-38 aprende a hacerlo durante su estancia en la organización, pues el entrenamiento básico incluye cursos del avión.

Además, los especialistas de misión deben registrar cuatro horas al mes en el mando del jet, mientras que los comandantes y pilotos tienen que volar el T-38 durante 15 horas mensuales, señaló la Nasa.