En vez de tratarse de un escape y un espacio para mejorar la relación y compartir tiempo de calidad con la pareja, en muchos casos resulta ser un momento que pone a prueba el amor y termina en peleas irremediables, asegura un estudio llevado a cabo por sociólogos de la Universidad de Washington, informó News.

El estrés de planear el viaje, dejar todo en orden en el trabajo, cuidar a los niños, no sobrepasar los costos y empacar, aumentan la presión y dejan de lado la calma con la que debería iniciar la temporada vacacional.

Además, en esta época los niños inician nuevos años escolares, lo que lleva también a peleas y discusiones sobre los métodos de crianza y enseñanza, lo que pone en contra a muchos padres, informó Medical News Today.

El estudio encontró que en el estado de Washington, Estados Unidos, la mayor cantidad de divorcios entre 2001 y 2015, se registraron en marzo y agosto.

La experta en relaciones, Nikki Goldstein, dijo a News que este fenómeno se da porque la mayoría de parejas intentan mantener la calma durante todo el año y, muchas se guardan inconformidades y desacuerdos para evitar conflictos, pero al momento de estar juntos durante largas temporadas, todas estas ‘peleas’ guardadas salen a relucir.

Para evitar esto, expertos recomiendan tomarse las vacaciones con calma, viajar a un lugar tranquilo y acudir a la comunicación.