El evento se hizo en la Casa de Nariño, a donde fueron invitados varios ancianos, entre ellos, María Dolores Suaza, una mujer de 86 años que quedó encantada con el porte del mandatario Iván Duque, como se aprecia en el informe de CM&.

Fue cuando el presidente estaba atendiendo a los medios de comunicación que la anciana se le acercó y le ‘echó los perros’: “Usted lo que está es muy bueno”, le dijo la señora,  por lo que Duque soltó una carcajada al igual que la ministra de Trabajo, Alicia Arango, y el resto del auditorio.

Enséñele eso a las ministras —respondió el presidente en broma.
¡Ay, presidente!, se puso rojito. No se ponga rojo por esta vieja —le dijo María Dolores Suaza al mandatario, mientras lo abrazaba.
Me puso rojo usted  —le confesó Duque a la anciana.

Posteriormente, los medios entrevistaron a la mujer  de 86 años y ella manifestó que fue al evento para agradecerle al jefe de Estado lo que estaba haciendo por los adultos mayores. Ahí, un periodista le volvió a ‘picar la lengua’ y le preguntó:”¿ Y en persona cómo lo ve [a Duque]?”.

“¡Uy, un bombonzote! […]. Uy, papichulo, Dios lo bendiga. Imagínese, yo tan vieja y este bombonzote tan rico” respondió la coqueta anciana.

En medio de las carcajadas de la audiencia, y del propio Duque, él le dijo que le va tocar dejarla en la Casa de Nariño y ella responde: “Déjeme, papi, y yo le sigo trapeando”.

La jocosa situación se puede apreciar en siguiente informe de CM&: