Para fortuna del transportador, la puerta que divide a los pasajeros de su cabina fue la que recibió los impactos de bala, informó Noticias Caracol. 

Los delincuentes que llevaban pistolas y cuchillos amenazaron a los pasajeros del vehículo, que iba lleno, y se llevaron todas sus cosas de valor, indicó el informativo.

Cuando le dijeron al conductor que se detuviera para bajarse, el hombre no hizo caso y continuó manejando a gran velocidad. En ese momento, empezaron los disparos que terminaron de asustar a los pasajeros atracados, agregó ese medio. 

Ellos no nos dispararon a nosotros, dispararon a la puerta; querían que el conductor parara. Él nunca quiso parar; le decían que lo querían matar y que parara la buseta. Al haber disparos, cayeron muchas esquirlas; estoy adolorida en las piernas. Me cayeron esquirlas como a muchos pasajeros”, detalló una de las víctimas, en diálogo con el noticiero. 

El robo duró entre 3 y 5 minutos; a pesar de que se detonaron las armas y hubo mucho ruido por parte de los pasajeros, la denunciante afirmó en ese canal, que no vio a un solo policía en el trayecto. 

Afortunadamente nadie resultó herido y la puerta de seguridad del conductor evitó lo que pudo ser una catástrofe aún mayor, con muchos más heridos. 

Si el conductor quedaba herido, pudo haber pasado una gran tragedia. Veníamos por una loma, si él no reaccionaba, caíamos; era como un abismo, pero con casas abajo”, concluyó la víctima, en diálogo con Noticias Caracol.

Esto ocurrió el mismo día en que ladrones, también armados con pistolas, ingresaron a una joyería en el centro comercial Gran Estación (occidente de Bogotá) y se llevaron 600 millones de pesos en un atraco que quedó grabado en video.