En su columna para El Tiempo, Germán Vargas Lleras dio continuidad a su propuesta de “repensar” a toda la Policía Nacional, después de los disturbios que vivió Bogotá por la muerte de Javier Ordóñez.

El también exministro destacó que después de hacer su propuesta, en ese mismo medio, recibió una “calenturienta misiva” de 92 generales retirados de la Policía que hacen parte del Colegio de Generales.

Vargas Lleras dijo que la respuesta de los exgenerales parecía dirigida a otra persona, que no tenía nada de fondo sobre la situación que vive la institución y que parecía reflejar “odios y los conflictos personales”.

Para volver a centrar la discusión en la Policía, el exvicepresidente apuntó a “los procesos de incorporación, la falta de requisitos y los criterios de selección“.

No obstante, puso de relieve que allí se hacen “incorporaciones masivas y a la carrera”. Al tiempo que aseguró que “la Policía no puede convertirse en un reformatorio”.

Germán Vargas Lleras destacó así que la institución solo debería recibir “a los mejores jóvenes”, que obtengan buenos puntajes en los procesos de selección y que tengan formación en valores.

Además, en el proceso que el político propone para repensar a la Policía, aseguró que se deben revisar los salarios y las condiciones a las que se enfrentan los uniformados. Dijo que un agente gana muy poco (1’500.000 pesos) y “no le queda ni para mandar algo a su casa”, lo que hace que difícil que alguien quiera aspirar a una vida allí.

En la misma dirección de Vargas Lleras apunta sus opiniones Cristina Plazas, panelista en La FM y columnista de Vanguardia, que en su artículo de este domingo pide una Policía honorable.

En el texto publicado en el diario santandereano, la exdirectora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) dice que la Policía y las Fuerzas Militares viven “situaciones críticas”.

Manifestó que existe una “desarticulación” entre los altos mandos de la Policía y el Gobierno Nacional, lo que implica un riesgo para el país, por lo que se tiene que llegar a “acuerdos con el mando policial”.

Plazas también demandó más recursos y aseguró que no se puede debilitar a la Policía, pero que esta debe estar más educada en derechos humanos y mejor seleccionada.