La primera vez la periodista Darcy Quinn acusó a los mismos dos funcionarios, que según Germán Vargas “despachan desde la Casa de Nariño y se presentan como consejeros políticos“, de hacer los llamados para buscar apoyo al Plan Nacional de Desarrollo (PND) y para las objeciones a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Según la columna del exvicepresidente en El Tiempo, ambos “han llamado sin descanso a senadores y representantes de Cambio Radical, y seguramente de otros partidos, a convenir qué grado de participación aspiran tener en el Gobierno“.

Vargas Lleras dijo que algunos copartidarios habrían ya recibido puestos, pero también se refirió al caso particular del senador Luis Diazgranados, con quien dijo haber hablado el día anterior a la votación del PND en primer debate, pero que su votación no fue consecuente con lo conversado.

En el congresista de Cambio Radical se centraron las críticas hace algunos días tras ser decisivo en la salvación de la iniciativa y reconocer que había participado en el debate para cumplirle a sus acreedores políticos.

¿Qué poderosa razón lo hizo cambiar de opinión en la madrugada del día viernes? ¿Qué pasó entre esa hora y el momento de su entrada triunfal al recinto del Congreso el día viernes?”, se pregunta Vargas Lleras, hablando de una investigación que pesa en contra del parlamentario en la Corte Suprema de Justicia. Además, su partido también anunció sanciones por desacatar la directiva general a la hora de votar.

“Lo ocurrido no es solo en contra de un partido, sino de una política y de una promesa presidencial de no interferir en las otras ramas de los poderes públicos”

Las acusaciones de ofrecimientos como estos ya se habían hecho públicas anteriormente. Políticos como el representante a la Cámara David Racero pusieron en entredicho diversos nombramientos durante el periodo actual.

Además, otros dicen que dentro del mismo texto del PND habría micos para convertir el presupuesto de inversión en mermelada.