La beneficiada estaba descansando en su casa del área rural de Sucre cuando recibió la notificación para que acudiera a recibir el suero, según explicó este viernes la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), en un comunicado.

La mujer “acudió al hospital local más cercano a su residencia, con la presencia de una familiar y el acompañamiento de la ARN”, dijo esta agencia.

Colombia se encuentra vacunando en este momento al personal sanitario que atiende en primera línea de la respuesta y a la población mayor de 80 años, de la que esta mujer forma parte.

“Me siento muy bien, gracias a mi Dios. Pidiéndole a Dios que los otros adultos mayores se animen a colocarse la vacuna del COVID para tener una vida saludable, junto con sus familias”, expresó esta mujer .

Esta mujer es una de las más mayores que forman parte de los programas de reincorporación para los excombatientes y según la ARN ha pasado por condiciones familiares difíciles, debido a la pérdida de sus hijos y su esposo por motivos de salud.

Por eso, dijo la beneficiada identificada como Gladys, que recibe la vacuna como una dosis de esperanza para seguir adelante.

La excombatiente también hace parte de un grupo de 33 incorporados que sostienen una cría de gallinas ponedoras, y su familia recibe apoyo estatal para continuar su vida integrada en la sociedad, pues es cabeza de hogar y se dedica a la producción y venta de leche.

La ARN también informó que acompañará a otros 15 excombatientes de Farc más de 80 años, de los cuales 13 forman parte del proceso de reincorporación, para que accedan al proceso de vacunación, de manera gratuita y en igualdad de oportunidades con todos los colombianos.

Entre tanto, según la Justicia Especial para la Paz (JEP), más de 250 desmovilizados de la guerrilla de las Farc han sido asesinados desde la firma del acuerdo.