Los responsables del robo serían disidentes del frente 62 de las Farc que habrían usado la camioneta recuperada para el transporte de insumos para la producción de cocaína, informó CM&.

Pero no solo eso. El coronel Carlos Alberto Alarcón Patiño, comandante encargado de la Décimo Segunda Brigada del Ejército, dijo a El Tiempo que allí también la habrían usado para “mover material de guerra y explosivos”.

Alarcón también indicó a ese medio que se maneja la hipótesis de que este tipo de carros marcados con las insignias de la delegación internacional puedan ser utilizados para “llevar a cabo acciones terroristas en contra de la comunidad y la fuerza pública”.

Al momento de llevarse la camioneta, los insurgentes no le hicieron ningún daño a los integrantes de la comisión de Naciones Unidas que la utilizaban para moverse en la zona, detalla el diario.