Cárdenas y el resto del equipo médico de ese centro asistencial atendieron a los sobrevivientes del fatídico vuelo de Lamia que se estrelló la noche del 28 de noviembre del año pasado, en el antiguo cerro Gordo, hoy cerro Chapecoense, y que dejó un saldo final de 71 muertos.

Por el oportuno y febril trabajo de los equipos de rescatistas y de la clínica, los jugadores del Chapecoense Jackson Follmann, Alan Ruschel y Helio Neto, así como el periodista Rafael Henzel, pudieron escapar de la muerte.

El artículo continúa abajo

Sin embargo, por problemas de presupuesto, la Clínica tuvo que despedir a 20 empleados, entre ellos a Cárdenas y hasta al gerente de la clínica, y cerrar el piso de hospitalización quirúrgica y prescindir de 10 camillas en el área de urgencias, reportó Noticias Caracol.

“Es una noticia muy difícil para mí, porque junto con la institución habíamos trabajado en sacar adelante un proyecto de urgentólogo y un cubrimiento adecuado para mejorar la calidad”, le dijo Cárdenas a ese informativo.

Sobre la suerte de las personas a las que ayudó a salvarles la vida, dijo: “Afortunadamente, todo el equipo de la clínica sacó adelante estos tres pacientes. Afortunadamente, sobrevivieron, y no solo sobrevivieron, sino que están hasta jugando fútbol, lo cual me parece increíble”.

Según el noticiero, las EPS le adeudan a la entidad 34.000 millones de pesos. “Actualmente hay una cartera bastante importante que hace que al interior de la institución se tengan que hacer algunas reorganizaciones y reestructuraciones y eso es lo que hasta el momento se ha hecho”, dijo Luis Fernando Rodríguez, director médico de la clínica.