La denuncia la hizo la secretaria de Salud de Baranoa, Atlántico, Liceth Escobar, pues al ver la lista de los primeros trabajadores para ser vacunados halló serias anomalías.

“Me llamó la atención ver relacionada dentro de las instituciones la UCI San Francisco, reportando 40 trabajadores, donde se suponía que era una institución que no estaba prestando los servicios”, dijo la funcionaria en Noticias Caracol.

El informativo detalló que se trata de una UCI neonatal que, según Escobar, no solo no está funcionando, sino que nunca ha atendido casos de coronavirus.

Además, los trabajadores que aparecen inscritos también salen registrados para recibir las vacunas con otra clínica.

“La mayoría de los profesionales hace parte del equipo de la clínica Santa Ana. Solamente, tres personas están prestando el servicio en la UCI San Francisco”, agregó la secretaria, argumentando que “hay una duplicidad en este caso”.

¿Qué dicen en la UCI señalada por escándalo con vacunas?

Jhon Mario Parejo, administrador de la UCI neonatal San Francisco, le dijo a ese medio que mucho del personal que trabaja allí también lo hace en otras instituciones, por lo que la situación, para él estaría dentro de lo normal.

“Nosotros no íbamos a reportar”, agregó Parejo en el noticiero.

Por su parte, la Gobernación del Atlántico, citada por Noticias Caracol, señaló que abrió una investigación y sostuvo que las vacunas contra la COVID-19 no llegarán a Baranoa hasta que se aclare lo sucedido con los listados.