Según su relato, fue “víctima de dos criminales” que lo hirieron con un arma cortopunzante en la espalda por llevarse su teléfono, en la mañana de este miércoles.

Aunque no sufrió heridas graves —pues grabó las imágenes desde su hogar—, pidió a las autoridades de la capital santandereana que les “brinden más seguridad a los trabajadores de la salud desde las casas hasta los sitios de trabajo”.

Recordó que él como sus compañeros salen de sus hogares a prestar el servicio y enfrentar la pandemia del COVID-19, que en el departamento ya ha infectado a 4 personas.

Entre tanto, en el mismo video, compartido en Twitter por el hospital, el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, le expresó su solidaridad a la víctima y aseguró que las autoridades están trabajando para dar con el paradero de los delincuentes.