El evento geológico tuvo una profundidad de 148 kilómetros, lo que lo hizo difícil de detectar en otras regiones del país.

El epicentro volvió a ser el municipio de Los Santos, donde suelen ocurrir la mayoría de temblores en el país:

El sismo fue el tercero en menos de 24 horas en Colombia, aunque todos de baja intensidad. El miércoles se presentó uno de magnitud 3 en la frontera con Ecuador y luego uno de 2,6 en el municipio de Dabeiba, en Antioquia.

Hasta la publicación de este artículo no se habían reportado daños materiales ni víctimas.